Página Solidaria / 27 Ago. 2014

La orquesta infantil El Triángulo está de fiesta: cumple diez años

La Orquesta Sinfónica Infantil y Juvenil “El Triángulo” es un proyecto social que brinda a niños y jóvenes la oportunidad, a través del arte, de la inclusión social. Nace en el año 2004 en barrio Triángulo, en el corazón del sudoeste de la ciudad, a raíz de la inquietud de un grupo de docentes, padres,alumnos de la Escuela Nº 518 Fray Mamerto Esquiu y organizaciones sociales que sintieron necesaria la participación de los chicos en un suceso colectivo capaz de garantizar un futuro mejor.

Actualmente participan de la orquesta 110 niños, niñas y jóvenes que aprenden a tocar distintos instrumentos: violín, viola, cello,contrabajo, flauta traversa, clarinete,trompeta y trombón. Desde fines del 2012 la orquesta integra el Programa de Coros y Orquestas Infanto Juveniles por el Bicentenario, programa implementado por la
provincia en coordinación con la Dirección Nacional de Programas Socioeducativos del Ministerio de Educación de la Nación.

Evangelina Gaido, directorade la orquesta y profesora de música, explica que, el tocar en una orquesta es un suceso colectivo que involucra necesariamente al“otro”. Así, el hecho de que todoslos integrantes sean igualmente importantes fomenta valores como lasolidaridad, el respeto y el compromiso e implica valorar el trabajo del compañero. A diferencia de la verticalidad propia de toda orquesta, El Triángulo promueve la horizontalidad en todos sus aspectos: mientras que los 13 profesores queforman parte del conjunto rotan tareas, los chicos intercambian roles,lugares, instrumentos y funciones,pese a estructuras estándares que deben ser respetadas.

La colaboración, apoyo y solidaridad de los vecinos del barriose debe al vínculo generado. La esquina de Garay y Larrea (en la cual funciona la emblemática Escuela 518), donde muchos jóvenes se juntaban a pasar el tiempo, es ahora una esquina con movimiento. Citando a la directora: “Los vecinos del barrio cuidan mucho a los miembros de la orquesta,valoran como positivo el hecho de que hay una juventud distinta, que quiere otra cosa y que hay también una escuela dispuesta a dar respuesta a esa juventud, a esa familia, hacer más fáciles las tardes noches en el barrio”.

La orquesta subsiste a partir de los recursos económicos que genera la comisión de papás y mamás, fruto de la organización de actividades y eventos. “La orques ta tiene un perfil autogestivo; nos proponemos objetivos, no importa si son fáciles o difíciles de cumplir,
los vamos a lograr de cualquier manera. Golpeamos todas las puertas disponibles, la comunidad ya nosconoce, siempre hemos recibido ayuda de distintos actores sociales: el estado, empresas, particulares...el fruto de nuestro trabajo está a la vista”, dice Evangelina.

El alto grado de compromiso y el sentido de pertenencia que la orquesta genera en los adultos se evidencian en la enorme cantidad de tareas y obligaciones que los padres dejan de lado para acompañar a sus hijos, para servirles la merienda todas las tardecitas,
para colaborar guardando los instrumentos, organizando las actividades. “Nuestros logros tienen que ver con esa gran comisión de papás y mamás que no para de pensar, de trabajar. Están en todoslos detalles. La gente ama el proyecto, el lugar; tenemos un grupo muy valioso. Como todo triángulo,tenemos tres patas: padres, chicosy profesores... La orquesta no sólo ha significado un proceso de aprendizaje para los chicos, también lo
ha sido para los padres. En un proyecto social no se subsiste un día si no se está convencido, si no creemos que todos pueden aprender”,afirma Gaido.

Con motivo de la celebración por los 10 años cumplidos en este 2014, la orquesta se propuso llevar a cabo tres eventos: el 26 de junio tocaron en la peatonal, el 11 de agosto hicieron lo mismo en el Teatro El Círculo y el próximo 13 de septiembre se presentarán en la Granja de la Infancia donde brindarán un concierto del cual
participaran en calidad de invitados, la Orquesta Pergaminense del Barrio Kennedy y la Banda de Música de Cañada Rosquín, “Gabriel Turletti”.

Las actividades arriba mencionadas se enmarcan dentro del objetivo ideológico de la orquesta, que consiste en proporciona a los chicos nuevas experiencias y aprendizajes, conocer otras ciudades, incluso zonas dentro de la misma ciudad no conocidas por los chicos.

La directora de El Triángulo comenta: “Tenemos que luchar día a día por transformar la realidad colectivamente, marcando saltos cualitativo en el tiempo. Apuntamos a que los chicos sientan que tienen oportunidades, y que si no las tenemos las vamos a generar; que hagan carne la idea de que lo que para uno solo es imposible, para muchos no... ese el mensaje” y concluye: “En estos diez años hemos hecho muchas cosas. Lo más importante es que el barrio tiene su orquesta.Yo voy a estar hasta que sienta que la orquesta no corre peligro, esto significa que continúe teniendo estabilidad, estando inserta en un programa, hasta que sienta que la orquesta está tan arraigada en elbarrio y en lasociedad, que nadie se atreva a cerrarla, y, si llegara asuceder, muchas voces se levanten para defenderla”.

Inclusión social a través del arte. Respecto de la inclusión social a través de la música, la directora dela orquesta y profesora de música explica que hay muchos preconceptos fuertemente arraigados en la cabezas de los chicos (“no nací para la música, no tengo oído”). “Todos nacemos para todo, todos pueden aprender a tocar un instrumento: el tiempo que dediquen, la pasión y empeño que pongan va a marcarla diferencia. Si bien hay que transitar un proceso para estar con los compañeros, todos podemos tocar un instrumento. Esto hace que un proyecto sea inclusivo. La orquesta se tiene que transformar en un
puente, un nexo con las instituciones formales, que permita a los chicos salir del barrio, romper las barreras físicas y simbólicas, vincularse con jóvenes de otros barrios, otras comunidades”, dice.

Si bien el hecho de ejecutar un instrumento atrapa y ayuda a mantener la motivación, a lo largo de estos diez años la orquesta ha perdido muchos chicos en el camino por motivos y situaciones difíciles.“Lo interesante es que hay chicos que después de un períodovuelven, a veces desconocemos los motivos de su alejamiento, pero siempre
vuelven. Yo siempre quiero que ellos sientan que tienen las puertas abiertas, que la orquesta va a estar siempre. En El Triángulo hay lugar para todos. Si quieren ser músicos
los vamos a ayudar a cumplir su sueño, a vivir de la música, a seguir con el camino de vida que eligieron. No necesariamente todos van a salir músicos de acá, basta con que salgan mejores personas y que tengan presente que estudiando, esforzándose y en grupo van
señanza que nos deja la orquesta”,resume la directora.

Chicos apadrinados por Fonbec
La Fundación Fondo de Becas para Estudiantes (Fonbec) ha apadrinado a 20 chicos de la orquesta. Se trata de particulares que brindan ayuda económica para que los niños y jóvenes no abandonen la escuela. “En la mayoría de los casos, se forma un vínculo hermoso; el padrino visita al chico, lo va a ver a los conciertos, le festeja el cumpleaños; algunos padrinos no son de la ciudad. Los chicos todos los meses le envían una carta y les cuentan como están, como les va en la escuela. Esa pequeña ayuda incentiva y motiva...”,cuenta Evangelina.


Página Solidaria / 20 Ago. 2014

Un programa de inclusión que apunta al mercado de trabajo

Potenciar Oportunidades es un programa inclusivo llevado adelantepor el Movimiento Unidad de Ciegos Ambliopes de Rosario (Mucar) que ofrece a personas ciegas o con baja visión (PcDV) opciones disponibles en educación, rehabilitación, capacitación e inserción laboral.

Su reciente implementación en barrios del sudoeste de la ciudad constituye una experiencia piloto de trabajo conjunto entre la Municipalidad de Rosario, a través del Centro Municipal de Distrito Sudoeste “Emilia Bertolé”, y las Instituciones que componen el Programa.Entre sus objetivos específicos se destacan la generación de oportunidades concretas de trabajo (en relación de dependencia), el diseño de una oferta de capacitación acorde a las posibilidades de los beneficiarios del proyecto y la difusión, en el ámbito privado, del potencial que poseen las personas con discapacidad visual a la hora de desempeñarse en empleos específicos.

Carlos Colere, presidente de Mucar desde 2006, es ciego desde los diez años. El abogado explica que el Programa comenzó el año pasado cuando 23 promotores comunitarios se capacitaron en distintas áreas (legislación vigente, cómo abordara una PcDV y a su acompañante, cómo obtener una entrevista positiva) previo al trabajo en territorio: “A
partir de 2004 empezamos a trabajar la cuestión de la inserción en el terreno privado, en empresas. Nosotros creemos que la inclusión es dialéctica, va y viene. No creemos que la responsabilidad exclusiva recae en el otro. Podemos tener una necesidad específica, eso no excluye nuestras obligaciones y deberes. Cuando la sociedad ve que podés, se abre y te devuelve”.

Si bien la población con discapacidad visual constituye un sector vulnerable que no distingue condiciones socioeconómicas, Mucar decide salirse del rango céntrico, abandonar el entorno cotidiano y salir en busca de aquellas personas que por distintas causas quedan excluidasdel mercado laboral: razones económicas, simbólicas, informacionales, edilicias, actitudinales o bien por desconocimiento de su situación. “Para nosotros es una reivindicación que una miembro de la institución pueda transferir una experiencia positiva a una PcDV y demostrarle que se puede, esa cuestión hace y motiva. En la sociedad vas encontrando aliados. Luchamos para que todos puedan tener sus experiencias laborales.Brindamos seguimiento constante y asesoramiento”, expresa Colere.

Respecto del futuro de Mucar,Colere afirma: “Pienso que la institución debe conservar los valores de solidaridad y militancia, servir al prójimo debe ser nuestra misión social; estamos para discutir y transformar las relaciones de poder en la sociedad. Mi anhelo es conformar un grupo que pueda tomar las riendas. Mucar tiene 32 años y un vasto camino recorrido; hemos hecho mucho, tenemos que seguir creciendo,participando, anudando redes, capitalizando experiencias positivas. No debemos perder de vista que tenemos una potencialidad para hacer, modificar e incidir sobre nuestros destinos.

Por su parte, Alicia concluye: “En un futuro me imagino acompañándolo a él (en referencia a Carlos). Hoy hay muchos jóvenes trabajando, los grandes se van corriendo de a poquito y vienen los más chicos con un montón de ideas nuevas . Tengo mucha fe en ellos. Me subí a este tren, compré el mensaje, el trabajar desinteresada y solidariamente”


“El tabú de la patología visual en la inserción laboral es muy fuerte”

Mucar se define a sí misma como una asociación civil de y para personas con discapacidad visual que lleva 32 años trabajando en voz baja, bregando por los derechos y el reconocimiento del colectivo. Conformada exclusivamente por PcDV, cuestión ligada
al reconocimiento y derecho a manejar sus propias organizaciones, posee más de 300 socios.La implementación del Programa Potenciar Oportunidades responde, entre otras cosas, a una situación particular: según cifras oficiales, el 12% de la población mundial posee algún tipo de discapacidad; dentro de ese porcentaje, el 20 % tiene discapacidad visual, siendo la ceguera la menos frecuente de las patologías. Es decir, en muchos
casos, las personas no saben que conviven con algún tipo de discapacidad visual.
Alicia Naveiro, mujer de Carlos, es colaboradora de Mucar (al igual que muchos de los padres y mujeres de los miembros dela institución). Su formación en psicología social y su vasta experiencia y formación en materia de discapacidad y empleabilidad,la llevan a concluir que: “El tabú de la patología visual en la inserción laboral es muy fuerte,
el no va a poder está siempre presente. Somos conscientes de que el empresario, al incorporar una persona a su empresa, quiere ganar dinero, es lógico que así sea. No queremos empleabilidad de favor, venimos a aportar una solución, no un problema. La
inserción laboral de una persona con discapacidad visual requiere siempre una evaluación de puesto de trabajo; es menester garantizar la accesibilidad del mismo, evaluar la compatibilidad dellector de pantalla con el software a utilizar”. “A la persona con baja visión le cuesta mucho asumir que tiene una discapacidad; o bien la niega o no se piensa/ve a sí mismo como discapacitado visual. Lo primero que nos dicen
es: ¡yo no quiero ser ciego!”.En algunos casos, se trata de personas que han convivido con la discapacidad durante mucho tiempo, y se han acostumbrado a manejarse con ese resto visual. A la persona que tiene un resto visual, le decimos: cuídalo, usa la tecnología adaptada disponible: magnificador de pantalla, sintetizador de voz etcétera.
Vas a ahorrarte angustia, estrés y esfuerzo. Uno entiende tanto mecanismo de defensa de la gente con baja visión en pos de justificar algo que le resulta sumamente hostil, sin embargo,te perdés de hacer un montón de cosas por desconocimiento”,explica la psicóloga social.

Página Solidaria / 11 Ago. 2014

Unas 70 mujeres participan del voluntariado del Vilela

El Servicio de Voluntarias del Hospital de Niños Víctor J. Vilela es una entidad sin fines de lucro fundada en 1968 cuya misión fundamental consiste en brindar al paciente una mejor y más agradable permanencia durante su internación o consulta. Cabe remarcar
que el Vilela es un hospital general pediátrico de mediana y alta complejidad que atiende niños y adolescentes entre los 0 y 18 años. Con referencia regional y provincial, su prioridad es la atención de población carente de seguridad social.

 El servicio, que depende de la dirección del hospital y pertenece a la Asociación de Voluntarias Hospitalarias de Rosario (AVHR) y a la Coordinación Institucional de Voluntarios Hospitalarios de Argentina (CIVHA), está integrado por70 mujeres que trabajan en forma voluntaria en todas sus áreas. Las distintas acciones solidarias llevadas a cabo no sólo procuran que el niño viva una experiencia lo menos traumática posible durante su
estadía, también apuntan a suplir sus carencias materiales: entrega de ropa, juguetes,libros, juegos de mesa, elementos de higiene, etcétera. Todas las mañanas, las voluntarias reparten el desayuno a los niños que se encuentran en sala de espera de oncohematología, ya se trate de pacientes ambulatorios o niños que asisten por tratamiento o internacion.

Lo más importante para nosotras es entretener al niño, lograr que su estadía en el hospital sea lo más agradable posible. Queremos que nuestro guardapolvo verde sea sinónimo de alegría. El chico te ve y te dice: ¡tráeme un juguete! De ahí la importancia que damos al juguete; pedimos juguetes nuevos o usados, pero en buenas condiciones y fundamentalmente limpios, ya que viene a un lugar donde hay niños enfermos”, afirma Cecilia Forniglia, jefa del Servicio de Voluntarias.

Con 20 años de trayectoria en el servicio, Forniglia cuenta cómo,en muchas oportunidades, las voluntarias generan un vínculo con los padres de los niños con quienes también comparten el día a día: “Tratamos de brindarles contención, de prestarles el oído. Aquí en el hospital se ven patologías muy difíciles, no es fácil tener a un hijo enfermo. Los padres de niños en terapia sólo pueden verlos dos veces al día; muchas veces ocurre que
esos familiares no son de la ciudad o bien viven en lugares muy alejados y no pueden regresar a sus hogares (por una cuestión detiempos o económica). Tratamos de que el día no se les haga tan largo”. Así, con el objetivo de tornarmás amena la espera, las voluntarias enseñan a las madres a realizar manualidades y confeccionar bijouterie.

El servicio se caracteriza por un funcionamiento coordinado y una sólida organización: funciona de lunes a viernes por la mañana y por la tarde y se rige por un reglamento perteneciente a la Secretaría de Salud pública de la Municipalidad de Rosario. El mismo establece, entre otras reglas, que el voluntario no puede suministrar información
sobre diagnósticos, ni administrar medicación. El aspirante a voluntario debe asistir obligatoriamente al cursillo de capacitación que se dicta todos los años, tiene una du
ración de dos meses y está dividido en módulos teórico/prácticos. En lo que respecta al funcionamiento interno, el servicio lleva a cabo dos asambleas ordinarias anuales en las que repasan las actividades y se hace un balance de las donaciones realizadas.

Por el niño y para el niño.Luego de haber transitado distintos sectores del hospital, desde hacedos años el Servicio de Voluntarias posee sala propia. Las voluntarias llevan a cabo actividades, eventos y celebraciones durante todo el año, otorgando mayor importancia a aquellos festejos característicos del niño: día de Reyes, Día del niño, Navidad. Además, trabajan y se vinculan con diversas instituciones y otros servicios de
voluntarias, tales como el de la Maternidad Martin y el del Hospitalde Emergencias Clemente Álvarez (Heca).

En relación a las cosas que han cambiado en estos últimos años en el hospital, se pueden mencionarel incremento de casos de maltrato infantil y el aumento de “madres niñas”. “Tratamos de hacer un poco de docencia: ‘mamá dejá un ratito el celular y háblale o cántale, tu bebé lo necesita, te lo está pidiendo’”, expresa Cecilia Forniglia.

Amor,compromiso y tolerancia constituyen los pilares de toda voluntaria. “Acá hay que tomar en cuenta las relaciones interpersonales, no sólo venimos a acompañaral niño y a la madre, estamos dentro de un servicio que pertenece a un hospital: sonreír, tener buenos
modales y buena relación con elresto de los trabajadores del hospital es obligatorio. A veces las madres reciben diagnósticos espantosos y tienen derecho a estar mal”, comenta la Fonoaudióloga. Respecto del balance de su segundo mandato al frente del voluntariado, Forniglia afirma: “El servicio ha crecido muchísimo, se fue aggiornando en todo sentido a
los tiempos; ha crecido en cantidad y calidad. El hospital es muy grande y actualmente está en alta demanda. Tratamos de cubrir todas las necesidades”, y, concluye: “Hay niños que están en terapia años, y cuando se marchan nos dejan la dirección de su casa para
que vayamos a visitarlos. Cada vez que les toca venir a hacerse los controles se arriman a la salita a saludar. Las madres nos agradecen vía Facebook. Eso es muy gratificante para todas nosotras, aquí hay gente muy valiosa”.

El Servicio de Voluntarias necesita pañales y juguetes. Si usted
desea contactarse puede hacerlo enviando un email a contacto@voluntariasvilela.org, o llamando a los teléfonos (0341) 480-8133 / 480-8135 de la ciudad de Rosario.

Té a beneficio.Entretanto, el viernes 22 de agosto se llevará a cabo el té a beneficio
organizado anualmente por el Servicio de Voluntarias. El mismo tendrá lugar en el Club Argentino Sirio (Italia 965), a las 15.30. El dinero recaudado será destinado a la compra de pañales y juguetes.

Más Información en:http://www.voluntariasvilela.org/contact.php


Página Solidaria / 6 Ago. 2014

Una empresa social que da trabajo a los postergados

Arbusta es la primera empresa social de servicios de tercerización con impacto social de Sudamérica. Brinda servicios tecnológicos al mundo corporativo, generando oportunidades de empleo digital a mujeres y jóvenes en situación de alta vulnerabilidad social. Nace
formalmente en abril de 2013, a partir del encuentro en un mismo espacio (Comunidad Njambre) de emprendedores que venían combinando el trabajo social, el trabajo tecnológico y la innovación.

Arbusta capitaliza una tendencia que viene creciendo globalmente: la Subcontratación de Procesos de Negocios (del inglés business Process Outsourcing, BPO). Presta una amplia gama de servicios que incluyen testing de software (prueba manual o automatizada),
estrategias de comunicación en redes sociales, transcripción y digitalización de información y subtitulado de videos.

El objetivo principal de esta empresa social consiste en generar oportunidades de trabajo: se tratade empleos flexibles, que poseenvalor agregado y pueden ser realizados por las personas desde suslugares, sin necesidad de tener que trasladarse a una oficina. “Arbusta surge en respuesta a una problemática compleja: la enorme cantidad de jóvenes que ni estudian ni trabajan porque no tienen posibilidades, porque viven en contextos de
mucha pobreza; la idea de que las grandes empresas los tomen no termina de escalar porque hay un montón de prejuicios en el camino, de ambos lados”, explica Paula Cardenau, directora ejecutiva.

El socio perfecto.Arbusta opera en territorio mediante una estrategia de nodos productivos digitales. Se contacta con organizaciones que ya están trabajando en contextos de pobreza, y, que si bien conocen en profundidad a esas comunidades,no han resuelto aún el tema del empleo. En este sentido, “Arbusta es el socio perfecto”.

El trabajo digital inclusivo que el equipo lleva adelante requiere capacidad y habilidad para conjugar lógicas distintas y gestionar la complejidad. “Es una complejidad que a todos los que estamos nos apasiona. Tenés que tener en claroel objetivo final, en nuestro caso, la inclusión social. Todas las decisiones estratégicas cotidianas que uno toma deben estar vinculadas a ese objetivo”, expresa Cardenau. Y gestionar dicha complejidad también implica intercambiar roles, romper con el personalismo inherente a todo emprendimiento, sortear dificultades ligadas al crecimiento, la autonomía del proyecto y los costos.

Servicios.En tanto empresa social, el fin último de Arbusta consiste en desarrollar servicios que incluyan a mucha gente. Por ende, los servicios que dejan un margen muy
importante pero requieren equipos de trabajo altamente profesionalizados son descartados. “Preferimos servicios que no dejen mucho marco, pero quiebren la resistencia que tiene la gente: cuando uno les dice vamos a hacer un trabajo digital, te responden: yo no puedo. Se empieza con tareas sencillas para generar autoconfianza, después se pasa a servicios más complejos. Tenemos sistemas, procesos y diseños que se van adaptando, cambiando y mejorando, cada proceso que iniciamos nos sirve para aprender mejor a operar el próximo”, dice la ex Directora de Ashoka (asociación global de líderes emprendedores) para América latina.

En lo que respecta a la devolución que brindan las empresas, suele ser muy satisfactoria. Los clientes no sólo están conformes y contentos con el servicio de calidad que brindan los jóvenes, sino que además, luego de transcurrido un tiempo, desean conocerlos. En mu chas oportunidades la empresa los incorpora directamente, situación que se traduce en un indicador de éxito para Arbusta.  

“El seguimiento de los jóvenes y mujeres es personalizado; nos damos cuenta de que generar un vinculo empieza a abrir un montón de otras puertas, así van surgien do temas que tienen que ver con la vulnerabilidad en la que esas personas viven. Tratamos de tener
un oído muy atento a la realidad. Desde Arbusta armamos estrategias comunitarias de contención:cuando se trata de problemáticas complejas, derivamos los casos a organizaciones aptas para trabajar con esos jóvenes”, afirma la directora, quien además expresa:“En lo personal lo vivo con profunda satisfacción. Para mí el año y medio de vida de Arbusta ha sido muy positivo en todos los aspectos: probamos que el modelo es viable
y constituye una vía de salida para muchas personas; las empresas están demostrando un interés creciente en trabajar con nosotros.
Tenemos el desafío de mejorar los procesos y ganar escala. La experiencia de trabajo nos ha dejado muchos aprendizajes, la paciencia de los procesos es uno de ellos. Arbusta representa un modelo cuyo crecimiento impacta directamen te en mayores oportunidades para
más gente”.

Federico Seineldin, cofundador de Moverse (Organización sin fines de lucro que promueve la Responsabilidad Social Empresaria), es otro de los miembros de Arbusta. Con más de 20 años en el mundo de tecnología, explica un concepto fundamental que atraviesa toda la organización, el de empoderamiento: “Empoderar para mí significa poder tener las oportunidades para desarrollarte como persona; todos tienen un poder innato, pero no to
dos los pueden desarrollar (en muchos casos por no tener las necesidades mínimas resueltas). Arbustabusca empoderar sectores postergados, vulnerables, vulnerados,
dar posibilidades a las personas de sentirse dueñas de sus vidas, de ser quienes quieran ser...”.
Seineldin, cofundador de Njambre, concluye: “Buscamos organizaciones barriales que quieran tener un desarrollo productivo en su barrio, un modelo sostenible de inclusión laboral para jóvenes y mujeres. Nos interesa que las empresas sepan que al contratar nuestro servicio están empoderando a mujeres y jóvenes de esos barrios”.