Página Solidaria / 16 Ago. 2016

Hoprome, la iniciativa del padre Tomás Santidrián, cumple 40 años

Cuarenta años se dice rápido, pero el día a día es arduo, duro y requiere de mucha generosidad. Y eso lo hacen muchas personas desde 1976 cuando el padre Tomás Santidrián comenzó a sacar a los chicos de la calle. Hoprome es su legado, junto con el Crotario para los adultos que viven en la calle y hoy sigue en pie y ayudando a muchas personas.
Como los grandes líderes de la historia, su trabajo no terminó con él, sino que cuando falleció un grupo de personas se hizo cargo de esta increíble tarea y hoy continúa tan viva como entonces.
Actualmente Hoprome (Hogares de Protección al Menor) cuenta con la escuela Madre Teresa de Calcuta, ubicada en Zeballos 2340, a la que asisten 230 chicos. Pero no sólo eso, sino que en su momento el padre Santidrián consiguió un colectivo propio que hace dos recorridos, con 18 paradas para recoger a los chicos. “La característica es que el 80 por ciento de los chicos son hijos de cartoneros, son los que trabajan con la basura en las villas de Rosario”, explica Javier Bilbao, actual presidente de Hoprome.
En la escuela aprenden la asignaturas correspondientes y también almuerzan y reciben la merienda, además de los útiles escolares que necesitan.
En el mismo lugar, por la tarde funciona una escuela vespertina de alfabetización para adultos y adolescentes a la que asisten 25 personas.
 
Los hogares. 
El padre Santidrián logró armar hogares, que son familias, para rescatar a menores en riesgo físico, social o moral, procedentes de familias problemáticas y de extrema pobreza.
Hoy funcionan tres hogares. Dos llevados adelante por matrimonios y uno a cargo de una madre con una hija estudiante universitaria. En cada una de estas casas se intenta dar una familia a estos chicos que llegan derivados por los jueces. En cada hogar hay como máximo seis chicos porque se trata de atenderlos como hijos”, aclaró Bilbao.
“Allí vemos que la realidad supera a la ficción. Llegan chicos en muy mal estado, con pérdida de un oído por los golpes recibidos, abusados, niños que caminan torcido por la cantidad de quebraduras mal soldadas (producto de la violencia), niñas sacadas de redes de prostitución... Es tan triste como real. Desde Hoprome les damos ropa y útiles. Y en los hogarcitos se ocupan de que vayan a la escuela y hagan una vida lo más normal posible”, explicó.
La tercera pata de Hoprome son los talleres de capacitación para adolescentes donde se enseña pastelería, carpintería, electricidad, pastas frescas, energías renovables, computación y recursos humanos para los más grandes. “Lo más importante allí es quitarles horas a la calle, a la droga y mala junta y enseñarles la cultura del trabajo y que a través de un oficio puedan armar su propio proyecto de vida. Allí hay una psicóloga que los asiste y contiene”, aseguró el presidente.
Parte de los gastos de funcionamiento dependen de un subsidio provincial, y otro municipal, en relación a los niños que alberga. Posee también socios que aportan una cuota, y en ocasiones cuenta con el padrinazgo de donantes anónimos. En cuanto a los alimentos, Hoprome financia sus necesidades alimentarias, con subsidios aportados por el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, a través del PNUD ARG 06/01, por medio del cual se suministran un promedio de: 400 raciones diarias correspondientes a los Talleres Educativos, Los Hogarcitos y la Escuela Madre Teresa de Calcuta y al Hogar de Ancianos Josefina Bakita, que ampara a mas 70 hombres en situación de calle (también conocido como el Crotario). 
“Nuestro lema es que las puertas están abiertas para todos, eso era lo que quería el Padre Santidrián”, concluyó Bilbao.
 
Para colaborar, dirigirse a Castellanos 1264, o llamar al 437-0660 y 435-5849.www.hoprome.org.ar.
 
 
BREVES
Campaña “Sé la diferencia”
La fundación El Desafío lanzó la campaña “Sé la diferencia”, para sumar 400 inversores sociales que quieran generar un cambio. La campaña se basa en tres ejes: “Arte versus criminalidad”, “Deporte versus adicciones” y “Baile versus deserción escolar”, en donde se abordan las principales problemáticas que vive la sociedad. Los desafíos que tenemos necesitan soluciones que salgan de lo ya existente. Si todo lo que hemos intentando hasta ahora no funcionó, es hora de pensar nuevos enfoques. Invertir en “Sé la diferencia” significa resolver los problemas de nuestra sociedad de una manera innovadora. La campaña se extiende hasta el 15 de septiembre. Los nuevos inversores pueden sumar aportes a partir de los 50 pesos mensuales a través de la web http://www.eldesafio.org/ y participan en sorteos de remeras, tazas y cuadernos.
 
Donación a Fundación Camino-Conin
El 8 de agosto, pasado, la organización O.S.F.A.-W.I.Z.O.-Rosario, prosiguiendo con su tarea solidaria, y en sus 96º años de existencia, hizo entrega de 35 litros de leche larga vida y mantas de abrigo, a la Fundación Camino Conin, creada por el doctor Abel Albino, para luchar contra la desnutrición infantil. La donación fue recibida por Lucrecia, representante de dicha fundación.
 
Juntan fondos para la copa de leche
#HashtagCumbia es el nombre de la actividad que realizarán desde la Ucel para juntar lo fondos para tres copas de leche. Habrá música y bandas en vivo y una feria de diseñadores. En concreto se ayudará a la copa de leche Las del Indu (Granadero Baigorria), La del Polaco (Villa Gobernador Galvez) y a la Biblioteca Popular (de Empalme Graneros). Las entradas se venden en la fotocopiadora de la Ucel, Pellegrini 1332, de lunes a viernes, de 8 a 14, y de 15 a 21, o contactarse con los teléfonos 156-656992 y 156-863945.

Página Solidaria / 9 Ago. 2016

Buscan fondos para construir un jardín de infantes en Cabín 9

La cena es este viernes, en el salón Metropolitano. Las entradas se consiguen al 4489747 y 156969292


Cabín 9 es el barrio ubicado justo en el límite entre Rosario y Pérez. Allí se asientan más de 2.000 familias de escasos recursos. Las necesidades son acuciantes y es imperioso trabajar, desde la sociedad y desde el Estado, para dar respuesta a esta demanda, en especial cuando se trata de los niños.
Un grupo de mujeres conformó la asociación Desarrollo y Promoción Social (Dyps) con el objetivo de respaldar y concretar un jardín de infantes para chicos de 2 a 4 años en la zona.
Desde hace seis años se trabaja en forma ininterrumpida con el jardín de infantes Surcos que brinda educación, estimulación temprana y también alimentación a más de 70 niños.
Este jardín funciona en unos locales privados, pero la demanda es cada vez más grande y esto hace imperioso que Surcos cuente con un lugar propio para funcionar, de manera tal de poder recibir a todos los niños que quieren ingresar. Ya años anteriores hubo que dejar a muchas familias afuera por la falta de espacio en el lugar que se ocupa actualmente.
De allí que Dyps lanzara una serie de acciones hace ya unos años para poder reunir el dinero que se necesita para construir un jardín de planta en la zona, con las salas y las dependencias necesarias para recibir a más niños de la zona.
El proyecto es ambicioso y a la vez muy necesario. Quienes se embarcaron en este proyecto, toda gente de Rosario dispuesta a dar de su tiempo y gastarlo generosamente en favor de los demás, pretenden dar una educación de la mejor calidad a esos niños que justamente son los que más lo necesitan.
Y, en forma paralela también funciona allí una escuela para padres de manera que la familia entera se beneficie de la educación.
El jardín se sostiene con el aporte de personas generosas que brindan una beca mensual para el pago de los sueldos docentes y siempre se están haciendo eventos para la gestión ordinaria del jardín. Y ahora además se sumó la posibilidad de construir en un terreno cercano, lo que hace más próximo el sueño del jardín propio.
“El jardín es el primer eslabón de un proyecto más amplio que incluye estudio dirigido para chicas, huertas urbanas, capacitación profesional para la mujer y escuela deportiva. Eventualmente podría contar en un futuro con un colegio primario y secundario”, describió la presidenta de la entidad, Mabel Mileti, quien aprovechó la oportunidad para agradecer a las personas y empresas que colaboran con este proyecto que ambiciona a llegar cada vez a más.

 

 

Actividades por el Día del Niño en barrios y hospitales

La Fundación de Oncohematología Pediátrica Faohp está juntando juguetes nuevos para niños en tratamiento oncológico. Por el estado de los pequeños, no pueden recibir juguetes usados ni peluches. Quienes quieran colaborar podrán dejarlos en Laprida 2129, de lunes a viernes de 9 a 14, hasta el jueves incluido. Para más información contactarse a través del e-mail: fundacionfaohp@gmail.com.

En moto
A su vez, este domingo se realizará la segunda Motocaravana Solidaria. Cerca de 80 moteros partirán a las 8 desde la plaza Pringles (Paraguay y Córdoba). De allí se dirigirán al hospital Centenario donde llevarán juguetes a los chicos internados.
Después seguirán el recorrido hasta el barrio Godoy y Cabín 9, calle Chajá y camino límite donde las familias y los alumnitos del jardín Surcos los esperarán con los brazos abiertos.
Los fanáticos de las dos ruedas repartirán los juguetes, pero también les darán chocolate caliente y facturas para amenizar su día.
Quienes quieran sumarse o donar juguetes nuevos o en buen estado pueden dirigirse a la sede de la Familia Abruzzesa, Santiago 1334, o Apel, Corrientes 1225.
Para mayor información contactarse con los teléfonos 0341-153-366805 y 0341-155-820723.
Por su parte, el comedor Los Conejitos el 21 de este mes realizará el festejo por del Día del Niño para lo cual necesitan: juguetes, lechuga, tomate, carbón, vasos descartables para las gaseosas y vasos térmicos para la chocolatada. Las donaciones se reciben en Sarratea 1250 bis.

 

 


Página Solidaria / 2 Ago. 2016

Campeones de la vida: jóvenes que dan pelea a pesar de las adversidades

En el barrio Talleres de Pérez  funciona el Apolo Boxing dónde Daniel Flakiewicz entrena  a chicos de la calle. Son más de 50 los jóvenes que practican boxeo buscando  transformar  la marginalidad en oportunidad.  

Daniel tiene una historia de vida muy similar a la de los chicos que hoy entrena.  Su niñez tampoco fue fácil, sufrió violencia, maltrato y muchas limitaciones. Se identifica con esa realidad, y quien mejor para entender al otro que el que estuvo en su lugar. Hoy muchos de los que asisten al club pudieron revertir su historia, salieron de las adicciones, tienen trabajo e incluso volvieron a la escuela.

En el Apolo Boxing  practican chicos de todas las edades.  No solo varones sino también hay chicas que se ponen los guantes. “El boxeo les enseña disciplina y respeto más allá de un buen entrenamiento físico” dice Daniel y afirma que: “el deporte les enseña a los chicos a querer su cuerpo  y a valorarse a ellos mismos”.  

El boxeo es un deporte muy sacrificado según cuenta el entrenador. Daniel sabe que hay mucha gente no lo ve bien, pero resalta que el ring da disciplina y valores, no solo golpes.  Los chicos con el entrenamiento van dejando de lado lo marginal de sus vidas y arrancan con otros alicientes.

Daniel cuenta que muchas veces sus pupilos le dicen: “profe yo soy un campeón”  a lo que él le responde: “si, sos un campeón de la vida”. El club va más allá de lo deportivo  funciona como un espacio de contención.  “Yo muchas veces  soy como un padre para ellos, cuando veo que alguno está mal le pregunto qué le pasa, lo escucho, trato de entenderlo, de aconsejarlo y de darle cariño” cuenta el entrenador.

Efecto multiplicador. Y esto continúa, muchos de los que entrenan traen amigos para que también puedan experimentar el cambio.  La mayoría llegan consumiendo drogas y golpeados física y emocionalmente.  En el club reciben contención y arrancan a proyectar un futuro.

Transformación. Los jóvenes llegan de barrios marginales enfrentados entre ellos mismos y terminan practicando todos en el mismo gimnasio.  Las rivalidades desaparecen y pasan a ser todos iguales. “Acá somos una familia, acá somos todos amigos. Si hay algún problema hay que pedir perdón y seguir adelante” afirma Daniel.

Metas.  El entrenador pretende que el proyecto lo trascienda. Cuando el no pueda estar entrenando tiene que haber otro en su lugar que siga enseñando. “Hay muchos chicos que mueren por drogas o por la delincuencia. Es triste ver a un pibe del barrio muerto o tirado por las drogas sin que nadie haga algo con eso” dice Daniel.

Necesidades. Parece contradictorio pero en el club no tienen ring. El sueño es tener uno en donde poder practicar. Apelan a la solidaridad de quienes puedan ayudar para poder lograrlo. Se necesitan caños, cuerdas, lonas y maderas para poder construirlo. También hace falta equipamiento de boxeo, guantes, bicicletas, y aparatos de gimnasia. Hoy no cuentan con recursos propios para poder enfrentar esos gastos. Se mantienen con la cuota mínima de los que pueden pagarla. Muchas veces son los chicos mismos los que sacan plata de sus bolsillos para afrontar gastos.  Desde el club reconocen que la gente es solidaria y reciben ayuda de personas de forma desinteresada pero no es suficiente.

Testimonio

“El Rudo “es el apodo de uno de los chicos que entrena en Apolo Boxing. Él vivía en la calle, con una vida de excesos, marginalidad y muerte.  Consumía y robaba. Vivió la muerte de cerca, un amigo salió a robar y nunca más volvió. Al tiempo se enteró que fue encontrado sin vida debajo de un puente. Un compañero de la esquina lo invito a practicar boxeo, arrancó y Daniel fue su guía. Aprendió que para boxear tenía que dejar toda la vida que estaba llevando. Arranco a entrenar y no paró. Incluso trajo compañeros de la calle para que puedan cambiar también su vida. “Si yo cambie, ellos pueden cambiar, todos podemos cambiar. Yo salí de las drogas y hoy soy feliz” dice esperanzado. No es fácil salir de las drogas reconoce el boxeador, pero la pasión que le genero el deporte  lo fue ayudando a dejarla.  El apoyo de Daniel y los compañeros fue importante en el proceso. A los  tres meses arrancó su primera pelea.  Ahí perdió y se prometió  no volver a fracasar. Comenzó a entrenar duro. Dejó las drogas, la calle y arrancó a trabajar. La segunda pelea la ganó y hasta hoy sigue invicto. El entrenamiento fue  estricto y con mucha disciplina. Daniel siempre apoyando no solo en lo deportivo sino en la vida. Reconoce que él antes de llegar al club no se quería  a sí mismo. “Yo me drogaba con cualquier cosa, eso no es quererse. Cuando estaba en la calle no tenía buena relación con mi familia. Hoy ayudo en mi casa y mi  papá me acompaña en cada una de las peleas. Mi vida cambio un 100%. Estaba perdido en la calle y hacia todo mal.” Confiesa  y agrega: “Mi sueño es ser un deportista,  un campeón  y voy a luchar todos los días para eso”.    

Contacto: Apolo Boxing, 1 de mayo 2570 Pérez. Facebook : https://www.facebook.com/SocialBoxingClub Llamar al: 341-155152316


Página Solidaria / 26 Julio 2016

Sol de Noche: nueve años de trabajo por las personas en situación de calle

El Refugio Sol de Noche cumple 9 años de trabajo en Rosario.  La institución nace en 2007 después de la muerte de dos personas en situación de calle y sigue hoy trabajando por quienes viven en la intemperie.

El proyecto es impulsado por un grupo de voluntarios que comparten un mismo y único objetivo: ayudar a las personas que viven en la calle, brindándoles un lugar en donde puedan alimentarse, higienizarse y  descansar en las noches invernales.

Los orígenes. Elizabeth Baez fue la que arrancó la tarea.  En sus inicios Sol de Noche comenzó a funcionar en un comedor,  durante el día se servía la copa de leche a los chicos y por la noche funcionaba el refugio con los adultos.  Pasaron por distintos lugares hasta instalarse en Pasaje Marconi 2040 (Ituzaingo al 5200) en una casa cedida por una congregación religiosa. La meta de la agrupación es lograr obtener un terreno para levantar una casa  o un inmueble propio para poder funcionar definitivamente.

En la primera experiencia arrancaron atendiendo a 22 y hoy son  más de 60 a  las que se le da asistencia. Reciben a personas mayores de 35 años que llegan a las 20 para pasar la noche. Al ingresar se les sirve una merienda, se asean, cenan y luego descansan hasta las 7 de la mañana, hora en la que se retiran. Sol de noche trabaja en el periodo invernal, abre desde el 10 de abril hasta fines de octubre.

Voluntariado. La agrupación funciona a través del trabajo de voluntarios. Marcelo Giménez, vicepresidente de Sol  de Noche, afirmó que no es necesario ningún requisito para ser voluntario.  “Con nosotros trabajan personas de 18 a 60 años, lo único que hace falta es tener ganas de ayudar” destacó y aclaró: “los que ayudamos  no respondemos a ninguna bandera política ni religiosa”.

Los voluntarios cumplen distintos turnos. El primero de 19:30 a 23:00 y de 23:00 a 7:00 el segundo, según la disponibilidad horaria. Están los que clasifican la ropa, los que ordenan la mercadería, los que cocinan, los que ayudan a servir platos y los que se encargan de la comunicación externa. Todos trabajan organizados con un solo fin: ayudar.

Calor de hogar. La asistencia va mucho más allá del plato de comida caliente y una cama confortable. La contención es  un aspecto fundamental para los que allí concurren.  Marcelo destaca lo importante que es escuchar a las personas. “Tienen mucha necesidad que alguien los quiera los proteja y los escuche.  Llegan cansados, desmotivados, malhumorados, decepcionados. Nosotros al recibirlos tratamos de levantarle el ánimo con una sonrisa”.

 Sol de Noche es mucho más que un refugio. Para muchos de los que concurren se transforma en su casa, la casa que nunca tuvieron.

Marcelo recuerda  qué lo llevó a sumarse a Sol de Noche. Se sentía afortunado por tener un techo y un plato de comida. El pensar que hay gente que no cuenta con recursos tan básicos para la vida lo sensibilizo y comenzó a trabajar en la tarea de ayudar al otro. Ya cuenta con nueve inviernos de trabajo arduo.

Las necesidades. Si bien Giménez reconoce recibir un subsidio municipal, el cual agradece, la realidad es que la cifra no alcanza. Resalta que si siguen trabajando es por la solidaridad de los rosarinos que acercan donaciones. Hoy se necesita carne roja, pollo, pescado y huevos. Actualmente están cubiertos de ropa de vestir pero necesitan ropa de cama y toallas. Los voluntarios siempre son bien recibidos.

El futuro. Refugio Sol de Noche cumple 9 años y tiene deseos: que los rosarinos sigan colaborando con el proyecto, que visiten el hogar y vean como se trabaja, sumar más voluntarios y tener un techo propio. Pero el anhelo más importante es que con los años en vez de incrementarse la cantidad de refugiados sean cada vez menos. Que llegue el momento en que cada persona en situación  de calle tenga su hogar y su plato de comida y no necesite de un refugio para poder vivir.

 

Nueva reunión de voluntarios:

Sábado 30 de julio a las 18, en Pasaje Marconi 2040 (Ituzaingo al 5200).

Donaciones:

Los que puedan colaborar dirigirse con las donaciones a Necochea 2315 de lunes a viernes de 9 a 12 y de 17 a 20.

Contacto:

Los interesados en saber más sobre el refugio pueden contactase al 0341-152827133 o via  Facebook: https://www.facebook.com/RefugioSolDeNoche/

Maratón Solidaria:

Grupo Asegurador La Segunda realizará su Carrera Solidaria a beneficio de la ONG Banco de Alimentos Rosario. La maratón será el 7 de agosto a las 9  en el Monumento a la Bandera.  Durante el evento se llevará a cabo una colecta de frazadas, sábanas y toallas para contribuir con el Refugio Sol de Noche.

Los interesados pueden inscribirse a través del sitio web oficial: http://carreralasegunda.com.ar/.